Reclaman al Gobierno un fuerte rechazo a las elecciones en Venezuela

La CC-ARI presentó un documento al Poder Ejecutivo y al canciller Solá demandando una acción contundente frente a lo que consideran “fraude electoral” que el régimen de Maduro pretende desarrollar en Venezuela.

La Mesa Ejecutiva de la CC-ARI le reclamó al Gobierno Nacional y a su canciller, Felipe Solá, expresar un fuerte rechazo ante lo que consideran será un “fraude electoral” en las elecciones venezolanas previstas para este domingo.

“Sobran pruebas para decir que en Venezuela no hay democracia y existen graves violaciones a los derechos humanos. El régimen dictatorial de Nicolás Maduro ha destruido las instituciones del país, eliminando la separación de poderes y atacando constantemente al único órgano legítimo y legal en pie: la Asamblea Nacional”, señala la Coalición Cívica, que considera que “hasta ahora el papel del gobierno argentino ha sido vergonzoso y humillante a la memoria histórica de nuestra nación”.

Advierten que en el país caribeño se vive “un clima de absoluta represión”, que atribuyen a “un gobierno de facto que ha sido señalado por distintos organismos, como el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, de violar flagrantemente los derechos fundamentales de su población”. Citan en ese sentido las denuncias sobre ejecuciones extra sumariales, torturas, violaciones sexuales, detenciones arbitrarias y desapariciones forzosas, “sin contar las penurias económicas y el éxodo de millones de personas”. Y añaden que la misma ONU afirmó que existen “batallones de exterminio”.

“No hay afinidad ideológica que pueda justificar el silencio y la neutralidad frente a estas atrocidades”, expresan.

La conducción de la Coalición Cívica presentó el siguiente decálogo donde se detallan los motivos que fundamentan su postura:

1. Conformación CNE. El Consejo Nacional Electoral (CNE) fue designado a dedo por Nicolás Maduro, lo cual es ilegal en todo sentido. No existen garantías de imparcialidad ni neutralidad.

2. Partidos secuestrados. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó la destitución de las direcciones nacionales de los partidos políticos: Acción Democrática (AD); Primero Justicia (PJ); Voluntad Popular (VP); Acción Ciudadana en Positivo (Acep); Min-Unidad; Compromiso País (Compa), Tupamaro y Partido Comunista (PCV). Los últimos tres aliados históricos del chavismo, lo cual deja ver que Maduro no sólo ha atentado contra la oposición sino también contra aquellos disidentes de sus propias filas.

3. Inhabilitaciones y persecuciones. Ahora mismo, ningún participante o candidato de la contienda electoral – farsa electoral para blanquear a un régimen autoritario – se encuentra alejado del entramado dictatorial, ya que son chavistas ampliamente conocidos o forman parte de las filas del chavismo pero ocultándose en el disfraz de opositores. La oposición real, que hoy representa al 90 % de los venezolanos, no tiene espacio para participar en elecciones ya que sus miembros se encuentran inhabilitados, perseguidos, exiliados o encarcelados.

4. El proceso electoral no podrá contar con observación internacional cualificada. Es importante recalcar que la observación no es lo mismo que acompañamiento (figura utilizada por la dictadura con sus aliados internacionales), pues los acompañantes no tienen verdadero acceso a la verificación de todas las etapas que forman parte del proceso electoral, se instalan con poca anticipación, y tienen prohibido hacer pronunciamientos públicos sin autorización. Consiste, más bien, en una presencia política simbólica y no en una evaluación sistemática como corresponde a los observadores.

5. Auditoría. No existe la posibilidad de llevar a cabo una revisión exhaustiva de todos los componentes de las máquinas de votación, el sistema de totalización, el sistema de transmisión y el Registro Electoral, incluyendo la información de las huellas dactilares, con protocolos acordados y claramente establecidos, en presencia de la observación nacional e internacional y los testigos técnicos de las organizaciones postulantes; quienes deben tener acceso absoluto a toda la información del sistema electoral automatizado.

6. Registro electoral. De acuerdo con proyecciones poblacionales conservadoras se estima en 1,5 millones la cantidad de jóvenes que cumplieron 18 años, y no han tenido la oportunidad de inscribirse en el Registro Electoral. A su vez, diversas fuentes nacionales e internacionales calculan que al menos 3,8 millones de venezolanos en edad de votar se encuentran en el extranjero (la mayoría producto de una crisis humanitaria inédita) y deben habilitarse los mecanismos para su inscripción o actualización en el Registro Electoral. Se trata entonces, de más de 5 millones de venezolanos que no pueden votar y que sus derechos están siendo pisoteados.

7. Modificación de la cantidad de diputados. El CNE ilegítimo, aumentó la cantidad de diputados a ser electos en un 60 %, pasando de 167 diputados a 277. Esta acción es absolutamente violatoria de la Constitución y de las leyes electorales, cuya clara intención es asegurar la mayor cantidad de puestos, tanto del PSUV (partido de la dictadura) como de la falsa “oposición” creada por Nicolás Maduro.

8. Eliminación del voto secreto y directo en las circunscripciones indígenas. El nuevo CNE, manejado a discreción por Maduro, decidió que las circunscripciones indígenas votaran, literalmente, a mano alzada. Esta acción rompe por completo con lo establecido en la Constitución de elecciones directas, secretas y universales.

9. Falta de respeto por la voluntad popular. Han sido objeto de medidas inconstitucionales emanadas del TSJ y la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente (ANC) 28 diputados, para despojarlos de su inmunidad parlamentaria, mientras otros 4 parlamentarios han sido detenidos y sometidos a desapariciones forzosas, tortura y malos tratos. Esto demuestra claramente que, incluso participando en esta elección de mentira, obtener una victoria no garantiza nada, pues en dictadura la voluntad popular no es respetada.

10. Coacción. Como se trata de un proceso viciado desde el inicio, los dirigentes del chavismo junto con sus grupos de exterminio, manejan una constante coacción y amenazas contra la población para obligarlos no sólo a participar en esta farsa, sino también a que voten por los candidatos del PSUV. El líder de la dictadura, Diosdado Cabello, amenazó diciendo que “el que no vote, no come”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password