Cuánto hablaron los senadores en 2020

Los presidentes de los bloques más numerosos fueron los mejor ubicados en el ránking, mientras que hubo cuatro legisladores que no dieron ningún discurso a lo largo del año.

sesion senado 10 diciembre 2020
Fotos: Comunicación Senado

El inolvidable año 2020, ese que será recordado como el que vivimos en pandemia, tuvo mucha actividad en los recintos del Congreso. Sobre todo en el Senado, donde la cantidad de sesiones fue de las más altas de los últimos años y en la materia que hoy nos ocupa, la de los discursos expresados en el recinto, también fue elevadísima. Al punto tal de haber marcado un récord desde 2006, el año en que la revista Parlamentario comenzó a efectuar estos conteos para su Indice de Calidad Legislativa. En efecto, en 2020 se registraron 1.425.749 palabras en el recinto de la Cámara alta, más que triplicando el número de palabras del año anterior.

Cabe recordar que fue un año de poca actividad 2019, por haber sido electoral, y tan fue así que durante el mismo se verificaron 313.937 palabras. Pero el anterior hubo 713.252. La mitad de 2020, nada menos. En resumen, reiteramos, nunca se contaron tantas palabras en el recinto de la Cámara alta.

Así y todo fueron varios los senadores que no brillaron precisamente por su expresividad durante las sesiones. En efecto, hubo cuatro que no pidieron nunca la palabra a lo largo del año. En rigor, solo uno no dijo nada, algo que resultó habitual durante sus mandatos como senador, pero en este caso tiene justificación: Carlos Menem, quien asistió a pocas sesiones en 2020 -de manera virtual, claro-, pero al cabo sus problemas de salud lo marginaron definitivamente. Recordemos que falleció el pasado 14 de febrero de este año.

Más allá de su caso, hubo otros senadores que tuvieron solo participación figurativa, aunque quedaron registrados en el conteo, mínimamente, con sus intervenciones para precisar el sentido de sus votos. El más callado de todos fue el santiagueño Gerardo Montenegro, que solo registró 8 palabras: “Afirmativo”; “Afirmativo, secretario”; “Afirmativo, señor secretario”, y “Afirmativo, presidente”. Convengamos también que el senador santiagueño suele ser de pocas palabras; en 2019 solo pronunció dos en todo el año, y para remontarse a un discurso hay que ir a 2018, cuando expresó 1.369 palabras.Le sigue el radical santacruceño Eduardo Costa, quien pronunció el año pasado solo 12 palabras. Y lo suyo va en línea con Montenegro: tres veces “afirmativo” a secas, y matizó con dos “afirmativo, señor secretario” y un “negativo, mi voto”. Costa es otro de los que hablan poquito, al punto tal que en 2019 había sido uno de los que no emitió ni una palabra en todo el año. En cambio el año anterior se había anotado con 2.294.

El cuarto que no pronunció ningún discurso en el Senado fue Carlos Reutemann, aunque en su caso aparece con 83 palabras. Y esa cantidad tiene que ver no solo con las veces en que debió precisar el sentido de su voto, sino también precisiones del tipo: “Afirmativo el (artículo) 12 y negativo el 11”, o aclaraciones más extensas, como esta: “Sí, presidenta. En la votación anterior, en la parte citrícola, se me había cortado Internet por hora y pico. Volvió Internet hace media hora a mi casa. Gracias”. En resumen, sus problemas de conectividad, que se extendieron a lo largo del año, contribuyeron en la extensión de sus intervenciones.

Tampoco es el senador santafesino de intervenir demasiado: en 2018 no dijo nada y en 2016 solo 76 palabras pronunció.

Los más extensos

Repetiremos aquí lo que señalamos cada vez que publicamos estas notas: los datos registrados por el Indice de Calidad Legislativa permiten determinar el papel que individualmente tiene cada legislador durante las sesiones, en una participación que excede al voto. Pero no implica un juicio de valor taxativo respecto de su papel en la banca, que está claro que no depende del largo de sus discursos. Aunque tampoco es una cuestión para no tener en cuenta.

El senador Mayans volvió a ser el que más habló durante el año.

Igual que el año anterior, cuando debutó presidiendo su bancada, el titular del bloque oficialista, José Mayans, fue el que más habló a lo largo del año: 103.489 palabras. Y detrás se ubicó otro jefe de bloque, el de Juntos por el Cambio, en este caso, Luis Naidenoff, quien se anotó con 94.083.

El jefe del interbloque JxC fue el segundo del ranking.

Lejos, pero también muy encumbrado, tenemos a otro radical, Martín Lousteau, quien sumó 61.045 palabras.

El senador por CABA fue otro de los que más habló en el recinto.

A nivel comparativo, recordemos que el año pasado el formoseño Mayans había escalado al primer lugar con 23.469, poco más del 20% de las que expresó en 2020.

En el cuarto lugar aparece quien el año pasado fue sexta: Anabel Fernández Sagasti (60.097) y bien cerquita Oscar Parrilli (59.311), otro de los que se hizo notar mucho a lo largo del año en el recinto.

Igual que la santafesina kirchnerista María de los Angeles Sacnun, quien expresó 45.708 palabras, que incluyen la extensa lectura de las modificaciones introducidas a último momento en la reforma judicial, en agosto del año pasado.

Sacnun, una de las más activas del oficialismo en las sesiones.

A continuación figuran dos activos senadores también oficialistas. El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el cordobés Carlos Caserio (43.163) y el chubutense Juan Mario Pais (41.518).

Completan los diez primeros lugares dos opositores, jefes de bloques y por lo tanto con más tiempo para hablar, como el salteño Juan Carlos Romero (38.890) y el rionegrino Alberto Weretilneck (38.360)

En el puesto 11° tenemos a otro senador del Frente de Todos, Jorge Taiana (31.605), y a continuación la tucumana Silvia Elías de Pérez (29.362 palabras), quien es la primera de Juntos por el Cambio luego del tercero Lousteau.

En su carácter de conductora de los debates, mas no senadora -cargo que ocupó durante varios mandatos-, la vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner expresó 24.600 palabras a lo largo del año.

La presidenta del Senado expresó 24.600 palabras en el año.

La titular del cuerpo no suele quedarse demasiado tiempo durante las sesiones, y la reemplaza principalmente la santiagueña presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma Abdala, que a esa función le debe buena parte de sus 17.987 palabras, aunque también hay que aclarar que ha dado discursos.

La primera dama santiagueña y presidenta provisional del Senado.

Otros actores presentes

El jefe de Santiago Cafiero fue dos veces al Senado para brindar los informes que manda la Constitución nacional. Sumó 20.512 palabras.

Santiago Cafiero asistió al Senado dos veces durante el año.

En su primera visita al Congreso para inaugurar el período de sesiones ordinarias, el presidente Alberto Fernández sumó 10.010 palabras.

La tercera que participó, sin ser senadora ni secretario parlamentario, fue la defensora de las Niñas, Niños y Adolescentes, que al jurar pronunció sus dos palabras en el recinto del Senado.

SUMA DE PALABRAS

1°) Mayans, José Miguel Ángel          103.489 palabras

2°) Petcoff Naidenoff, Luis Carlos     94.083 palabras

3°) Lousteau, Martín                          61.045 palabras

4°) Fernández Sagasti, Anabel            60.097 palabras

5°) Parrilli, Oscar Isidro                     59.311 palabras

6°) Sacnun, María de los Ángeles       45.708 palabras

7°) Caserio, Carlos Alberto                43.163 palabras

8°) Pais, Juan Mario                           41.518 palabras

9°) Romero, Juan Carlos                    38.890 palabras

10°) Weretilneck, Alberto Edgardo     38.360 palabras

11°) Taiana, Jorge Enrique                 31.605 palabras

12°) Elías de Pérez, Silvia                  29.362 palabras

13°) Bullrich, Esteban José                 28.947 palabras

14°) Rodríguez Machado, Laura        28.600 palabras

15°) Closs, Maurice Fabián                26.809 palabras

16°) Mera, Enrique Dalmacio             25.085 palabras

17°) Luenzo, Alfredo Héctor              24.829 palabras

18°) Vega, María Clara del Valle        24.416 palabras

19°) Lovera, Daniel Aníbal                 23.756 palabras

20°) Almirón, Ana Claudia                 20.297 palabras

21°) González, Gladys Esther             20.245 palabras

22°) Cobos, Julio César Cleto            19.867 palabras

23°) Durango, Norma Haydeé            19.539 palabras

24°) Recalde, Mariano                       18.701 palabras

25°) Ledesma Abdala, Claudia           17.987 palabras

26°) Giacoppo, Silvia del Rosario      16.920 palabras

27°) Fiad, Mario Raymundo               16.802 palabras

28°) Martínez, Ernesto Félix               16.798 palabras

29°) Doñate, Claudio Martín              16.340 palabras

30°) Martínez, Julio César                  16.241 palabras

31°) Zimmermann, Víctor                  16.235 palabras

32°) Tapia, María Belén                     15.779 palabras

33°) Rodríguez Saá, Adolfo               15.746 palabras

34°) Mirkin, Beatriz Graciela              14.601 palabras

35°) Giménez, Nora del Valle             14.190 palabras

36°) Poggi, Claudio Javier                  12.984 palabras

37°) Duré, María Eugenia                   12.203 palabras

38°) Rodas, Antonio José                  11.907 palabras

39°) Schiavoni, Humberto                  11.813 palabras

40°) Neder, José Emilio                     11.686 palabras

41°) Tagliaferri, Guadalupe                11.518 palabras

42°) González, Nancy Susana            11.069 palabras

43°) Pilatti Vergara, María Inés           11.027 palabras

44°) Braillard Poccard, Néstor           10.986 palabras

45°) García Larraburu, Silvina            10.494 palabras

46°) Ianni, Ana María                        10.488 palabras

47°) Catalfamo, María Eugenia           10.399 palabras

48°) Blanco, Pablo Daniel                  10.185 palabras

49°) López Valverde, Cristina            9.929 palabras

Marino, Juan Carlos                           9.929 palabras

51°) Sapag, Silvia                              9.857 palabras

52°) Mirabella, Roberto                     9.810 palabras

53°) Rodríguez, Matías David            9.184 palabras

54°) Castillo, Oscar Aníbal                7.855 palabras

55°) Crexell, Carmen Lucila               7.669 palabras

56°) De Angeli, Alfredo Luis              7.283 palabras

57°) Snopek, Guillermo Eugenio        7.114 palabras

58°) Leavy, Sergio Napoleón             6.770 palabras

59°) González, María Teresa              5.860 palabras

60°) Basualdo, Roberto Gustavo        4.928 palabras

61°) Kueider, Edgardo Darío             4.738 palabras

62°) Verasay, Pamela Fernanda          4.699 palabras

63°) Blas, Inés Imelda                        4.490 palabras

64°) Olalla, Stella Maris                      3.260 palabras

65°) Uñac, José Rubén                      2.667 palabras

66°) Solari Quintana, Magdalena         1.786 palabras

67°) Espínola, Carlos Mauricio          574 palabras

68°) Reutemann, Carlos Alberto         83 palabras

69°) Costa, Eduardo Raúl                  12 palabras

70°) Montenegro, Gerardo                 8 palabras

71°) Menem, Carlos Saúl                   –

Otros protagonistas

Cristina Fernández de Kirchner     24.600

Fernández, Alberto                            10.010

Santiago Cafiero                             20.512

Marisa Graham                                  2

Apostillas de los debates

CULPA DE PARRILLI. Durante la primera sesión del año, el 5 de febrero de 2020, el senador Oscar Parrilli se había extendido demasiado. Más de lo acordado y obviamente con duras críticas a la gestión anterior. Por eso pidió la palabra luego el jefe del interbloque JxC, Luis Naidenoff, para decir que le parecía que había quedado claro cuando su  par Julio Cobos propuso diez minutos por orador, con excepción de los miembros informantes y los cierres. Pero luego de la intervención del neuquino, señaló que “si las reglas se cambian, no hay ningún inconveniente, nos sometemos a los veinte minutos que estipula el reglamento y se avanza con flexibilidad. No hay temor a los debates, para eso estamos, pero si no hay sensatez en cuanto al tiempo, bueno, cada uno dispondrá de la flexibilidad de los veinte minutos”. Y concluyó: “Nos vamos a sujetar al Reglamento, presidenta, y queda librado a criterio de cada uno de los senadores si quieren hablar cinco, siete o hasta veinte minutos”.

La senadora Claudia Ledesma Abdala, que presidía el debate, reconoció que el reglamento establecía 20 minutos y que ella no los podía cortar. “Ese es el criterio que nosotros vamos a utilizar”, insistió Naidenoff, para advertir luego: “Vamos a utilizar en este debate el uso del tiempo que nos concede el reglamento. Si cada uno quiere autolimitarse en cinco o diez minutos, corre por cuenta de cada senador, pero el tiempo es de veinte minutos por senador”. Y así fue.

EL CRONOMETRO DE CRISTINA. “Le quedan dos minutos con treinta segundos, senador”, le dijo Cristina Kirchner en otra sesión al mencionado Oscar Parrilli, a sabiendas de que iba a seguir de largo. Pero ella le fue contando: “Le quedan menos de 40 segundos; menos, 35 segundos”.  Hasta que lo dio por terminado: “Se le acabó”. “Simplemente…”, quiso continuar el senador oficialista. “No, no… Ya está. Diez minutos de DNU del macrismo ya terminaron. Se le terminó el tiempo”, insistió la presidenta del cuerpo. Parrilli estaba detallando los decretos de necesidad y urgencia del presidente Macri, y la titular del cuerpo le preguntó si tenía más. “Hay más”, aseguró él, ilusionado. “No. Pero ya no tiene más tiempo, senador”, lo cerró CFK, mostrándose inflexible. “La seguimos la próxima. Gracias”, aceptó él. “En la próxima seguimos con los DNU de los anteriores cuatro años. Gracias”, anticipó la vicepresidenta.

oscar parrilli sesion 20 octubre 2020
El neuquino Oscar Parrilli, muy participativo en las sesiones.

PARRILLI III. “¿Quién está pidiendo la palabra? ¿Parrilli?”, preguntó Cristina Kirchner en la sesión del 11 de junio, mientras transcurría el cierre del jefe del interbloque Juntos por el Cambio. Y a continuación le aclaró que no podía pedir la palabra porque no estaba en la lista de oradores. “Salvo que presente una cuestión de privilegio, no puedo darle la palabra”, le dijo. Intervino entonces el radical riojano Julio Martínez, para advertir: “Si le da la palabra a Parrilli, después de Mayans me da la palabra a mí”. Tentado por hablar, Parrilli dijo que quería plantear una cuestión de privilegio, y entonces Martínez insistió: “Señora presidenta: si le da la palabra a Parrilli después del presidente de nuestro bloque, yo le pido la palabra después de Mayans”. Y ante la insistencia de las partes, la presidenta le dio la palabra a María de los Angeles Sacnun para el cierre del debate. “Lo lamento, senador Parrilli, deberá hacer uso de la palabra en alguna otra oportunidad. Gracias”, le dijo a su fiel colaborador.

¡CORTENLE EL MICROFONO! “Bueno, tiene la palabra el senador Lousteau. Denle la palabra a Lousteau, por favor”, concedió cansada Cristina Kirchner en la sesión del 23 de julio, en plena discusión con José Mayans. El radical fue poco contemplativo al señalar que “la verdad es que si hay alguien que es llamativo que haga alusión a que nos vamos de tema es un senador que cada vez que cierra habla de cualquier cosa, como Mario Sánchez”. La discusión terminó a los gritos de una y otra parte, y la titular del cuerpo buscando poner orden: “¡No! Pare, senador Mayans. Un minuto. ¡No, no, no! Córtenle el uso de la palabra también al senador Mayans. Le voy a recordar, señor senador Lousteau, que no puede dirigirse en términos ofensivos a ningún senador…”.

Cristina Kirchner durante su discusión con Lousteau.

EL VOTO EQUIVOCADO. Siempre participativo, Oscar Parrilli intervino en plena votación para apuntar que “el único que no fue condenado por evadir impuestos fue Macri. Nada más”. Alguien le contestó algo desde el Zoom que no fue transcripto en la taquigráfica, pero el secretario parlamentario Marcelo Fuentes sí lo escuchó y señaló: “Hay algún gracioso superpuesto, senador Parrilli. Ahora más gracioso es porque acá figura el senador Naidenoff como afirmativo. ¿Es ese el sentido de su voto, senador?”.

Son esas cosas de la sesión. Negativo, presidente. Negativo, senador Fuentes”, concedió Naidenoff. ¡Ah! Somos todos graciosos”, repuso Fuentes, quien es senador, pero mandato cumplido.

Y DONDE ESTA BULLRICH? En la semana había transcurrido el episodio en el que el senador Esteban Bullrich había dejado puesta una foto suya en el Zoom durante una reunión de comisión, generando gran polémica por quienes le atribuían haberlo hecho adrede. No exenta de picardía, a la hora de votar, la vicepresidenta Cristina Kirchner señaló: “¿Pueden encender los señores senadores y senadoras sus pantallas, porque estamos a punto de lanzar la votación, por favor? Indíquenme cuáles son los que están… Kueider, Costa, Mirabella, Reutemann… No, Reutemann está ahí. Mirabella, Bullrich… ¿Dónde está Bullrich? A ver… Que no lo vi la última vez. ¿A ver? ¡Bullrich! ¡Bullrich! ¿Dónde está? ¡Ah, ya lo vi! ¿Qué tal, senador Bullrich, cómo le va?”.

Bullrich: Bien, presidenta. Buen día, ¿cómo está?

Cristina: Muy bien. Mejor que nunca, le diría.

Bullrich: Bueno, me alegro.

Cristina: Yo también.

Bullrich: La Argentina no tanto.

PROHIBIDO LEER. Reglamentos que no se cumplen establecen que para leer, un legislador tiene que pedir autorización. Y en el Senado la titular del cuerpo se ha propuesto hacerlo cumplir. A veces con éxito, otras no tanto, pero lo cierto es que el hecho de no estar la mayoría de manera presencial alienta a varios a arreglárselas para leer. No se sabe si fue el caso de la sesión en la que CFK interpretó que eso estaba haciendo el titular del bloque Pro, Humberto Schiavoni. “Perdón, senador: ¿está leyendo usted? Porque me parece que…”, le dijo Cristina, lo que Schiavoni negó rotundamente. ¿No está leyendo?”, insistió la vicepresidenta, nada convencida. “No, absolutamente”, insistió Schiavoni, a lo que CFK repuso: “Debe ser una mala impresión mía, entonces. Discúlpeme”. “Seguramente, señora presidenta; seguramente”, concedió el senador del Pro, pero lejos de mostrarse convencida, la presidenta del cuerpo deslizó: “Sí, sí; porque veo que está leyendo algo al costado, que no se ve obviamente, pero me pareció que estaba leyendo”. “No estoy leyendo”, repitió el senador. ¿No? Bueno”, dio por concluido la expresidenta. Absolutamente”, cerró Schiavoni.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password