Etiquetado frontal: diputados tucumanos fueron críticos, pero se dividieron a la hora de votar

La legisladora Beatriz Ávila y algunos de Juntos por el Cambio votó en contra de la ley de Promoción de la Alimentación Saludable. En cambio, el diputado José Cano (JxC) se abstuvo mientras que Pablo Yedlin (FdT) votó a favor en general, aunque con observaciones. Todos defendieron a la industria azucarera.

pablo yedlin sesion etiquetado 26 octubre 2021

La ley de Etiquetado Frontal de Alimentos tuvo varias voces que se alzaron en su contra, entre las cuales se destacó la de los legisladores nacionales por Tucumán de diferentes espacios políticos. Pero a la hora de votar se dividieron a favor, en contra y abstenciones.

Durante el tratamiento de dicha iniciativa que cuenta con media sanción del Senado, la diputada tucumana Beatriz Ávila (Por la Justicia Social) habló a favor de la industria azucarera en un repaso histórico sobre su influencia.

“Hemos sufrido muchísimo la agresión de la industria azucarera con distintas campañas que generaron pobreza, desempleo y un éxodo tremendo de tucumanos en la década del 60 cuando la dictadura decidió cerrar 11 ingenios”, contó.  

En esa línea, agregó: “Acá estamos los diputados tucumanos para defender a nuestro parque industrial porque acá se dicen verdades a medias”.

Beatriz Ávila, diputada tucumana del Partido por la Justicia Social.

“Pretenden decir que el consumo de azúcar es lo mismo que la nicotina y las grasas saturas es insostenible. No hay equilibrio en esta ley”, remarcó.

Según denunció, “detrás de esta ley hay distintos intereses que impulsan esta norma con los octágonos negros porque en verdad quieren reemplazar a la azúcar con el mosto de uva y eso lo están haciendo algunos mendocinos”, en referencia a los autores de este proyecto en el Senado, Julio Cobos (JxC) y Anabel Fernández Sagasti (FdT).

“Así como está, esta ley traerá para la región del noroeste mayor pobreza y mayor desempleo”, apuntó.

En ese sentido, continuó: “Debemos unirnos para hacer una mejor ley, más equilibrada y que no deje a la industria azucarera al margen”.

“Nadie puede estar en contra con políticas contra la obesidad y la diabetes, pero digamos la verdad. En los últimos 6 años bajó el consumo de azúcar, pero la obesidad subió. Por todo eso, esta ley así no la voto. Espero que no genere más pobreza”, concluyó.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara baja, el tucumano Pablo Yedlin, quien presentó un dictamen de minoría, consideró que “es un proyecto de ley muy importante” al mismo tiempo que resaltó que “es verdad que la industria de la azúcar siempre sufrió el impacto del centralismo porteño durante mucho tiempo”.

“El azúcar es una de las causas de la obesidad, sin dudas, pero no es un veneno, es algo natural, mientras que muchos edulcorantes deberán dar explicaciones sobre que contienen”, disparó Yedlin, quien es médico.

También remarcó que “el octágono no ha demostrado el impacto contra el sobre peso, y no alcanza para ir contra la obesidad”.

Otra de las críticas que realizó fue que “habrá que hacer una etiqueta para el consumo interno y otra para el mercosur”.

Al finalizar, Yedlin manifestó: “El proyecto en general es un proyecto virtuoso, pero podría haber sido mejorado. Adelantamos nuestro voto positivo con las observaciones que se han realizado”.

Por su parte, el diputado tucumano Domingo Amaya (Juntos por el Cambio) manifestó que “es una herramienta útil para brindar información para el consumidor sobre su alimentación, pero tenemos que tener en cuenta que la industria de la alimentación es el núcleo económico de las regiones”.

Por eso, “la necesidad de alimentación saludable no debe significar un conflicto a la industria alimenticia”, remarcó el legislador.

“El proyecto es un proyecto parcial porque no ha tenido en cuenta otras cosas fundamentales respecto a la alimentación como el alcohol”, dijo Amaya, quien remató: “Es llamativo que se quiere reemplazar la azúcar que es un elemento natural que tiene 200 mil de puestos de trabajo”.

“Estoy de acuerdo que se haga una ley de Etiquetado y que se informe la verdad. Pero no que se demonice la azúcar y por eso no voy a acompañar esta ley”, concluyó.

Sin embargo, la diputada tucumana Nilda Mabel Carrizo (FdT) manifestó que “este tema está relacionado a la salud y no viene a demonizar a la azúcar. Esta ley viene a generar una mejora en la salud porque vamos a saber que es lo que estamos consumiendo porque la sal y la azúcar afectan a la salud cuando es consumida en exceso”.

“Voy a acompañar esta norma porque el único objetivo es cuidar nuestra salud. Hay que tener en cuenta los niveles de sobre peso y obesidad y lo mejor es ir por los octógonos negros”, cerró.

A su turno, el diputado tucumano José Cano (JxC), quien se abstuvo, sostuvo que “está fuera de discusión el derecho de la información para el consumidor. Pero esta ley es perfectible y es un tema importante que es transversal a los bloques parlamentarios”.

Sin adelantar como votará, Cano subrayó que “el proyecto es un paso adelante, pero que no va a resolver la problemática de la alimentación que tiene que ver con la pobreza y la falta de acceso de alimentos de calidad”. “La azúcar es un producto natural y me llama la atención la movida que quieren reemplazar a la azúcar por químicos que son importados de lugares donde se han prohibido”, sentenció.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password