La CGT dijo que “esperaba otro momento” para debatir el teletrabajo, pero avaló el proyecto

Héctor Daer y Carlos Acuña consideraron que el tema debería discutirse post-pandemia, pero se mostraron de acuerdo con el proyecto e hicieron aportes. La opinión de las dos CTA.

Héctor Daer y Carlos Acuña, secretarios generales de la CGT, reconocieron este martes que “esperaban otro momento” para discutir sobre la regulación del teletrabajo, aunque se mostraron de acuerdo con el proyecto unificado que se empezó a tratar en la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados.

Estábamos esperando otro momento, post-pandemia, para el tratamiento de este tema, que viene desde hace muchos años, pero la pandemia ha acelerado todos los procesos”, observó Daer al exponer en la comisión que preside Vanesa Siley (Frente de Todos).

De todos modos, el cegetista expresó que tienen “una mirada correcta” respecto de la iniciativa, más allá de “algunos matices”, y aclaró que el teletrabajo “es una modalidad laboral y no una actividad laboral”.

Al referirse a los detalles, destacó la decisión de no fijar un plazo para articular la ley con los convenios colectivos de trabajo, dado que originalmente se establecía un período de 180 días.

“Si persiste esta situación y no tenés fuerza sindical, es muy difícil discutir en el marco de un convenio colectivo. Que no existan plazos abre una negociación que es libre para las partes”, consideró.

Respecto a la compensación de gastos, Daer sostuvo que debe ser excluida del cálculo de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias.

“Si bien creemos que la oportunidad del debate tendría que ser a posteriori, creemos también que los consensos que se generaron en la comisión ameritan que esto avance”, admitió el secretario general de la CGT.

Acuña coincidió en ese aspecto, al indicar que el teletrabajo es “algo que tenemos funcionando y que había que reconocerlo y ordenarlo” más allá del momento de la discusión.

La opinión de las dos CTA

En nombre de la CTA de los Trabajadores, el diputado Hugo Yasky (Frente de Todos) consideró que “estamos en condiciones de llegar a un acuerdo que nos permita tener un amplio consenso en torno a este tema”.

“El movimiento sindical en Argentina tiene una larga tradición de haber logrado siempre sobreponerse a los intentos que hubo en distintos momentos de achicar, soslayar, relativizar la representación del sindicato en los lugares de trabajo, y ahora que viene el teletrabajo, hay que garantizar esa presencia del sindicato, de lo colectivo”, subrayó, y agregó: “En momentos como este necesitamos más que nunca la unidad sindical”.

Claudio Marín, secretario gremial de la CTA de Yasky, advirtió que “todas las iniciativas que aparecen como formas organizacionales del trabajo muchas veces terminan siendo mal utilizadas”, en un país donde “más del 40% del trabajo es no registrado”.

Para Marín, esto “puede llegar a terminar en una situación trágica: que aumente la cantidad de trabajadores no registrados o encuadrados en convenios colectivos que no corresponden”. Por eso, dijo que “el punto central es la registración” del trabajador, acompañada de su participación sindical.

Sobre el derecho a la desconexión laboral, comentó que “los gerentes están llamando a la casa de los compañeros los días sábados, domingos, a cualquier hora. No se respetan las jornadas, y esto genera no solo un estrés sino un aumento de la carga de trabajo. Es un problema psicológico individual, pero también una extracción mayor de plusvalía”.

Según el secretario gremial de la CTA, “el piso establecido en la ley tiene que ser lo suficientemente alto para que en ningún convenio exista una condición desigual”.

También consideró que “la conectividad tiene que estar a cargo del empleador” y apuntó a la posibilidad de que puedan implementarse regímenes mixtos donde el empleado pueda ejercer su tarea algunos días de la semana en su lugar de trabajo, y otros desde su domicilio.

Por parte de la CTA Autónoma, Ricardo Peidró opinó que “deberían incluirse disposiciones específicas que tiendan a fortalecer la negociación colectiva, es decir, establecer que el teletrabajo solo puede ser utilizado previa habilitación en la negociación colectiva”.

Además, propuso que “el consentimiento solo pueda establecerse forma colectiva y no individual”, dado que “lo voluntario en las relaciones laborales por lo general es decisión de los empleadores”.

“El teletrabajo potencia el proceso de individualización de las relaciones laborales y dificulta instancias de organización y reclamo colectivo”, alertó.

Peidró apuntó también que los trabajadores que utilicen esta modalidad deberán estar encuadrados en el convenio aplicable a la actividad principal de la empresa en la que prestan servicio; y que “deberán tener derecho como mínimo a los mismos derechos previstos en la legislación general y en los convenios colectivos”.

Entre los aspectos que deberían regularse, mencionó el límite de la jornada laboral, la cobertura de gastos, el derecho a la privacidad y a la desconexión, además de incorporar beneficios para las mujeres, a fin de “no acentuar las desigualdades” que existen respecto de los hombres.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password