La izquierda propone llevar el salario mínimo a 50 mil pesos

El diputado Nicolás Del Caño, junto a la legisladora porteña Myriam Bregman, reclama también que se otorgue un IFE de 40 mil pesos para quienes se quedaron sin ingresos.

El diputado nacional Nicolás Del Caño y la legisladora porteña Myriam Bregman, ambos del PTS-FIT, reclaman que el Congreso trate un proyecto para elevar el salario mínimo, vital y móvil a 50 mil pesos.

Además, los dirigentes reclaman que se otorgue un IFE de 40 mil pesos para todos aquellos que se quedaron sin ingresos durante la pandemia -y que el Gobierno no incluyó en el Presupuesto 2021-, así como “para terminar con el ‘impuesto a las Ganancias’ que afecta a trabajadoras y trabajadores asalariados y a jubilados y jubiladas”.

“Nosotros queremos debatir el impuesto a las Ganancias a trabajadores y jubilados. Es totalmente ilegítimo porque el salario directo, o diferido como en el caso de las jubilaciones, no es ganancia. Pero alertamos que con el proyecto del oficialismo seguirán pagando este impuesto cientos de miles de trabajadores y jubilados y muchos otros volverán a pagarlo en poco tiempo ya que la propuesta de Sergio Massa eleva el piso pero no contempla una actualización automática en función de la inflación”, señalaron.

Del Caño expresó que “estamos atravesando una profundización de la crisis social en Argentina, con millones de personas sufriendo la inflación, la caída del poder adquisitivo y la pérdida de puestos de trabajo. Tanto el Gobierno como la oposición patronal se niegan a que podamos debatir soluciones de fondo para que la población trabajadora no siga cayendo en la pobreza y la indigencia”.

“Por eso queremos que se traten nuestros proyectos que son una serie de medidas urgentes para paliar la difícil situación por la que atraviesa gran parte de la clase trabajadora: salario mínimo de 50 mil pesos para activos y jubilados como medida de emergencia, mientras continuamos la pelea para que cubra el costo de la canasta familiar; IFE de 40 mil pesos para los que se quedaron sin empleo y aumento de los diversos programas sociales, como los que asisten a las fábricas recuperadas. Lo mínimo necesario para poder vivir”, continuó.

El legislador además insistió con “nuestro planteo de que el salario no es ganancia y hay que abolir ese impuesto en lo que respecta a asalariados y jubilados. Ellos y ellas han puesto todo, pero hay otros que siguen ganando con o sin pandemia: más que nunca se refuerza nuestro planteo de que la crisis la paguen las patronales del agropower, las mineras, los bancos, los grandes empresarios y el FMI”.

Por su parte, Bregman recordó que “la inflación no es un fenómeno natural. Detrás de cada precio remarcado hay un grupo empresario con el lápiz en la mano. El Gobierno hace declaraciones, pero hasta autoriza las remarcaciones como ocurrió varias veces en las últimas semanas con los aumentos de los combustibles”.

“Hoy el salario mínimo acordado por el Gobierno y la CGT está en niveles de indigencia y la canasta de pobreza para una familia de cuatro integrantes ya superaba en diciembre los 50 mil pesos. Desde abajo, hay que imponerles a las centrales sindicales que abandonen la reposera y la subordinación a las políticas de ajuste y convoquen a un verdadero plan de lucha por las demandas de trabajadores y trabajadoras y de los sectores populares para que la inflación, la desocupación, la precarización laboral y la pobreza no sigan golpeando a la clase trabajadora. Es urgente, no ven que el pueblo trabajador no aguanta otro ajuste”, enfatizó la diputada porteña.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password