Danya Tavela: “La crisis que atraviesa la Argentina no tiene otra salida que terminar con la grieta” 

Tras presentar un proyecto de incentivo al empleo joven, la diputada de Evolución discute las dificultades para alcanzar acuerdos comunes, y el proyecto presidencial del radicalismo.

Por Santiago Rodríguez Lamas

Luego de presentar un proyecto ley que impulsa beneficios impositivos para empresas que incorporen empleo joven, con reducciones adicionales en caso de que los mismos cursen estudios, la diputada nacional del bloque Evolución Radical Danya Tavela reitera la necesidad de que el Estado adopte políticas públicas inmediatas para reactivar el mercado laboral de la juventud argentina. 

Además, en diálogo con parlamentario.com, la dirigente radical, que se define como “anti-grieta”, discute el estado actual del debate legislativo, a todas luces truncado ante la falta de una agenda compartida; el abanico de nombres con los que el radicalismo piensa dar pelea en las internas provinciales, tras la confirmación de Martín Lousteau de que irá por la Jefatura de Gobierno porteño; y la proyección presidenciable de Facundo Manes, el candidato “outsider” que busca reivindicar la vocación política. 

El proyecto de Régimen de Incentivo Laboral para la Juventud exime a empresas del pago de cargas patronales hasta en un 100% durante los primeros meses. ¿No hay preocupación por el costo fiscal que pueda conllevar? 

– El proyecto no prevé costo alguno, porque es todo generación de empleo nuevo. Con lo cual, lo que en realidad lográs es un aumento de recaudación tributaria con el paso de los meses. Y con el paso de los meses asciende. Después vas ganando el 25% de esos empleos nuevos. Por eso, costo no tenés ninguno, porque no se trata de gente ya incluida en el empleo formal. En todo caso, lo que tenés son personas que a lo mejor tienen algún tipo de contratación informal y son incorporados al sistema. 

Todas las iniciativas que nosotros tratamos de trabajar buscan tener el menor impacto de costo fiscal posible. A diferencia de otros planes que se presentaron, este busca formalizar empleos, o generar nuevos con este incentivo de contratación a jóvenes, entre 18 y 30 años; y en particular con el acceso a más desgravación si contratan personas que estén finalizando sus estudios secundarios o iniciando terciarios. 

Todas las iniciativas que nosotros tratamos de trabajar buscan tener el menor impacto de costo fiscal posible.

El proyecto busca además incentivar la capacitación laboral. 

– La idea es que los empresarios también favorezcan la formación laboral. Es un tema que aparece mucho en las charlas con los empresarios, que buscan emplear gente, pero se encuentran con el problema de que no están lo suficientemente capacitados. Antes quizá el problema era sobre la falta de experiencia para acceder a un primer empleo. El problema con el que hoy se encuentran es que, aun sin demandar experiencia, solicitando únicamente los conocimientos que te entrega el secundario, los jóvenes no están suficientemente capacitados. Cuanto más compleja es la tecnología que los jóvenes tienen que utilizar, más difícil es conseguir ese personal. Antes esto se resolvía con políticas de capacitación internas dentro de la empresa, y la verdad es que hoy tampoco alcanza esa capacitación. 

¿Cómo se complementaría este proyecto con planes de asistencia directa del Estado, como puede ser el Progresar? 

– Son planes complementarios, el Estado siempre puede hacer un trabajo de subsidio a la oferta o a la demanda, o ambos. Nosotros tenemos un sistema de becas funcionando en la Argentina que yo considero muy importante, que me parece que es fantástico, y que hay que fortalecerlo, y que incluso hay que hacerlo con líneas estratégicas para que los jóvenes también se animen a estudiar carreras no tradicionales. Y esto es complementario, tiene que ver con que la empresa tenga algún tipo de beneficio para favorecer la incorporación de jóvenes a puestos de trabajos, y a su vez favorecer a que estos jóvenes continúen su formación. Es una medida que ataca las dos puntas. 

Además, es una manera de trabajarlo en el marco de la emergencia laboral que tenemos hoy en la Argentina. No hay que escapar a esta cuestión de que hace ya casi 10 años Argentina no genera empleo genuino. 

En algún momento definió la situación como una “crisis” del mercado laboral de la juventud. 

– Es así. Se trata de uno los sectores más golpeados. De hecho, los jóvenes de entre 18 y 24 años, de acuerdo con las estadísticas vigentes, tienen un altísimo porcentaje de informalidad. El proyecto lo pensamos desde el lugar de poder favorecer la generación de empleo para este sector, que es uno además que en los próximos 20 a 25 años va a ser la población económicamente activa. Si no generás empleo en esta franja etaria, realmente es imposible pensar que vas a poder sostener el sistema previsional. Tiene que ver también con una estrategia que hoy resuelva un problema casi de coyuntura, y en el mediano plazo contribuye a tener recursos medianos más competitivos y en el largo te ayuda a pensar cómo sostener el sistema previsional. 

De aprobarse, una vez que se reglamente tenés muchas posibilidades de que tenga impacto inmediato. 

Durante los debates de comisión respecto a la Ley de Alquileres, comentaba que “no había que hacer de la grieta una ideología”. En este sentido, ¿cómo ve la labor parlamentaria? 

– Yo por supuesto soy anti-grieta. De primera definición. Si un proyecto es bueno, se compatibiliza con mi ideología y va a generar beneficios colectivos, como por ejemplo la Ley de HIV: yo estoy 100% de acuerdo en acompañarlo, no importa cuál fue el diputado que lo presente. Yo veo que el debate está truncado justamente por eso, por la grieta. Vamos a poner directamente ejemplos extremos: un diputado de Avanza Libertad presenta un proyecto y automáticamente hay todo un sector de la Cámara que no está dispuesta ni siquiera a leerlo. Y presenta un proyecto Myriam Bergman o Nico del Caño, y automáticamente hay otro sector que no está dispuesto ni siquiera a imprimirlo. 

Esto complejiza mucho la posibilidad de solucionar los problemas. En la comisión, con alquileres se vio eso, por eso dije lo que dije. Hubo mucho de “yo acá vengo a defender a los inquilinos, y los propietarios son los oligarcas terratenientes”, y la verdad que no. El mercado inmobiliario argentino es un mercado absolutamente desconcentrado y fragmentado. Por eso acá cuando hacés una ley para equilibrar o balancear vulnerabilidades de ambas partes, no peleás contra un mercado concentrado de capitales internacionales, terratenientes, que tienen 50 edificios cada uno, no. Estás haciendo discutir pobres contra pobres. 

Por supuesto que hay que defender a los inquilinos, muchos lo fuimos en algún momento. Es cierto que para alquilar son muchos los requisitos, pero también hay que entender que los propietarios que alquilan esos departamentos no son multimillonarios del decil más alto en la Argentina. Estamos hablando de gente de clase media que tiene un departamento que pone en alquiler un resguardo de ahorro más una generación de ingreso complementario. Esto me parecía que era lo que no se terminaba de discutir en serio en la comisión. Se entra en esos debates que son bizantinos, que no tienen nada que ver con la realidad. 

Yo veo que el debate está truncado justamente por eso, por la grieta.

A veces pareciera que algunos diputados están más concentrados en atender su sector que en solucionar problemas reales. 

– Mirá, pasó lo mismo en el debate de Comisión de Industria y de Presupuesto y Hacienda por la ley de Compre Argentino. Y ahí también, otra vez. Hay embanderamientos cuando en algunos casos ni son reales, como es el caso de intentar favorecer a las PyMEs con el Compre Argentino. Las PyMEs no ingresan a las contrataciones del Estado por los requisitos que el propio Estado les pone, no porque tengan algún problema de precios. Entre esas cuestiones, la cantidad de registros que una PyME tiene que cumplimentar para poder ingresar a ser proveedor del Estado. Es una de las cosas que tengo en estudio para plantear el martes en el dictamen de minoría, seguramente, que es eliminar restricciones. Porque si no todo pasa por intentar generar una competitividad falsa, y en realidad no van a competir, porque la cantidad de restricciones que le ponen a una PyME para ingresar a un registro de proveedores del Estado en cualquiera de sus niveles es inabordable. 

Sin ir más lejosm el rubro textil es quizás hoy uno de los más protegidos, pero los datos de inflación lo colocan muy por encima del promedio. 

Como bien decís, indumentario y textiles es uno de los rubros más protegidos, pero lo que tiene es una alta tasa impositiva, y además hay mucho componente importado en la elaboración, y eso te encarece los costos. Hay mucho costo de logística, mucho costo impositivo, mucho costo de importación, por eso por más que después pises los precios eso no funciona. Y además sigue habiendo competencia con el exterior, por supuesto. 

Hoy lo que tenés es un problema de pérdida del salario real y eso nos va a hacer que todo nos sea cada vez más caro, y la inflación va a seguir forzando el aumento generalizado de precios. Martín Tetaz lo decía muy bien: no se trata de un sector inflacionario. Hay 300 mil productos en góndola en la Argentina, ¿cómo haces para controlar todos los precios? 

Hoy hablar de candidatos parecería prematuro, pero Evolución ya está pisando fuerte el territorio, en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, con Martín Tetaz a la cabeza. 

– En Evolución nos planteamos, cuando nos empezamos a formar hace dos años, extender el armado que Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti habían comenzado aquí en Capital, y poder generarlo a lo largo en todo el país. La verdad es que tuvimos éxito en generar referencias importantes. La interna radical en la provincia de Buenos Aires, la interna en Córdoba y en Santa Fe nos permitieron generar referencias importantes. Ahora el segundo paso es fortalecer esas referencias mediante candidaturas propias, que después pueden o no consolidarse, y aun consolidadas pueden o no ganar las elecciones que sigue, porque esto también es un problema de época.  

Los candidatos a gobernadores sí están más claros, mientras que en el caso de la provincia de Buenos Aires es más una estrategia de acumulación en todos los territorios, el foco ahí está puesto en algunas intendencias que pensamos disputar, y poder hacer crecer el espacio a nivel provincial. Evolución tuvo esa estrategia y lo que hoy estamos haciendo es efectivamente mantenerla y ampliarla. Por eso las recorridas de Martín Tetaz en la provincia de Buenos Aires. 

Parece que se perfila un candidato importante ahí. 

– Todavía falta, pero nosotros creemos que sí. La provincia de Buenos Aires es una provincia compleja para lograr cierto nivel de conocimiento. Porque tenés tres zonas muy claras: el primer y segundo cordón del conurbano, donde penetrás por tus actividades en Capital Federal. Ya sea por redes o medios, llegás por ahí. Lo de (Diego) Santilli es un claro ejemplo de eso. 

Después tenés las grandes ciudades del interior, que yo las llamo las cabeceras de playa, que son además las cabeceras de cada sección electoral, donde hay una penetración mixta. Una que tiene que ver con las redes sociales, que tiene que ver con los medios de impacto nacional, y con algunos medios provinciales, y que después tiene que ver con la actividad propia del territorio, con la presencia. Después están las ciudades muchas más chicas, donde hace falta mucho trabajo de territorio y mucha presencia.  

Estamos tratando de combinar eso. La provincia de Buenos Aires, a diferencia del resto del país, es una provincia muy compleja en términos de cómo combinar esos tres espacios de generación de figuras. Que es un problema que le pasa a todos los partidos políticos. 

Mencionaba que parte de la dificultad de consolidar a un candidato de Evolución es también un problema de época. ¿Puede ser que la grieta también esté muy metida a la hora de elegir candidatos? 

– Yo creo que estamos ante un fin de época, pero que no nos va a alcanzar, salvo que la crisis se profundice mucho para que pase en el corto plazo. Yo creo que la elección del año que viene va a ser bastante grieta todavía, lamentablemente, porque yo creo que la crisis que atraviesa la Argentina no tiene otra salida que terminar con la grieta y conseguir las mejores versiones de cada uno, que no es tan sencillo. 

Me parece que la elección que viene, si la crisis se sigue profundizando, va a ser una elección de grieta, porque hay mucho anticuerpo generado de los dos lados. Entonces ahí, un candidato como puede ser Facundo Manes tiene menos chances. Sin embargo, Facundo también es un outsider. Y también hay una grieta entre los que creen en la política, y los que descreen absolutamente de la política, ahí el crecimiento para Facundo puede ser muy importante en la medida que no quede muy preso en la lógica de la política. 

Hay una nota muy buena de la politóloga Ana Iparraguirre que hace este análisis: hay dos outsiders que vienen creciendo sistemáticamente, y que lo vienen haciendo mes a mes. Lo vemos en la calle, lo vemos en las encuestas, que son Javier Milei y Facundo Manes. Uno lo hace desde un lugar de la grieta de la anti-política; mientras Facundo, del otro lado, está parado con la política, o con la buena política que cree que se puede salir adelante, pero con un discurso más de outsider

A mí me parece que esa es la chance que tiene Facundo. Si la crisis se profundiza, si los cortes de calle como ayer se profundizan, si la inflación se sigue profundizando, la discusión va a ser mucha más dura. Va a ser mucho más de ‘vayamos contra eso’ que otra cosa, por ejemplo, otro proyecto más de Cristina para reformar algo más de la Justicia, y la verdad no da para más. De todas formas, hoy las candidaturas es todo especulación. 

Definida la carrera de Martín Lousteau por la Jefatura de Gobierno, ¿podría decirse que Manes es hoy el candidato más presidenciable para Evolución? 

– Martín decidió por la Jefatura de la Ciudad, que era algo que nosotros como espacio siempre habíamos tenido presente. Teníamos intención de poder crecer en términos nacionales, y que él pudiera hacer algún desarrollo de esas características; será en la próxima. No hay proyecto presidencial posible si no tenés los mejores candidatos en la provincia de Buenos Aires, en la Ciudad Autónoma, en Mendoza, en Córdoba y en Santa Fe. Después lo demás contribuye. Y eso es lo que hoy tenemos, como espacio, como Evolución Radical. Contando a los mendocinos, también tenemos a Rodrigo de Loredo en Córdoba, Maximiliano Pullaro en Santa Fe, a Martín (Lousteau) en CABA, y en Buenos Aires tenemos un candidato en preparación que es Martín Tetaz, que puede llegar a ser. Si tenés fortaleza en esas cinco jurisdicciones, tenés posibilidades de armar un proyecto presidencial. Ese proyecto presidencial hoy para nosotros está muy cerca de Facundo Manes. Porque nosotros creemos que efectivamente la UCR tiene que tener un proyecto presidencial para discutir dentro de una PASO con el Pro. Porque esto lo hace mejor a JxC.  

Yo fui funcionaria de Cambiemos en el Gobierno de Cambiemos, y de alto rango. Y nos costaba mucho a los que pensábamos diferente romper con la hegemonía ideológica del espacio gobernante. Y a mí me parece que una coalición tiene la ventaja de no tener una hegemonía ideológica que es bueno para el tipo de complejidades que enfrenta un país. Porque te permite diseñar mejores soluciones, te permite involucrarte más con los problemas. 

El proyecto presidencial hoy para nosotros está muy cerca de Facundo Manes.

Ese es quizás hoy uno de los grandes activos que tiene Juntos por el Cambio sobre la coalición gobernante. 

– Puede ser. Nosotros en 2019 le planteamos a Mauricio que hiciera unas PASO, que era importante. Porque si hacía unas PASO iba a lograr contener dentro del espacio a un montón de gente que no iba a poder contener de otra manera. Con que hubiera contenido un poquito, ganábamos la elección de 2019. Entonces a veces tiene que ver con esas responsabilidades, hay que generar alternativas. 

Y la verdad que para nosotros hoy sí, Facundo es el candidato con más chance de ir a discutir una PASO con el Pro en Juntos por el Cambio. Después ganás o no ganás; bueno eso es un poquito parte a cómo te va la semana anterior. El último tramo depende de muchas cosas, incluso de si llueve o no llueve. Pero lo importante es tener un equilibrio ideológico dentro de la coalición.  

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password